Sin la atención el pensamiento filosófico sería imposible.

Cada gran pensamiento ha surgido por la atención de un individuo hacia un problema concreto y su posterior reflexión.
Pensar, vivir y actuar sin atención es como dejar pasar un río de valiosa información para mejorar nuestras vidas sin aprovechar ni una sola gota.

El que diga que presta una total atención a cada uno de sus actos, sus palabras y sus pensamientos, miente, ya que se estima que realizamos solamente entre un 5% y 10% de acciones y decisiones conscientes al cabo del día siendo el resto procedentes de nuestro piloto automático, también llamado subconsciente.
No obstante la atención sería aquella chispa que nos invita a iniciar una reflexión sobre lo que pasa delante de nuestros ojos y de nuestras mentes, es como una cámara de vigilancia dispuesta a captar aquellos movimientos que resulten de nuestro interés y, en parte, de nosotros depende usarla en mayor o menor medida.

“La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación”

Albert Camus.

Presta atención a tus actos y palabras, tanto antes como después, observa incansablemente lo que sucede a tu alrededor, interpreta el mundo que te rodea, saca tus propias conclusiones y reflexiona tan profundamente como te sea posible.

 

buho filosofia