Ayer estuve presente en la presentación de un curso de PNL que va a ser impartido en Zaragoza, presentado por Gustavo Bertolotto, introductor de esta técnica en España y excelente orador.

La PNL se define como “un modelo sencillo y práctico de estrategias de comunicación y gestión de pensamientos para comprender de qué manera nuestras experiencias, creencias y valores conforman la mente y dirigen nuestra comunicación y conducta”.

Hace años ya leí la teoría de esta técnica en un libro imprescindible llamado “El poder de la palabra“, de Robert Dilts, ya que la gestión del pensamiento que hace la PNL es de gran utilidad para todo interesado en la forma en que nos comunicamos con nosotros mismos usando nuestro pensamiento, y a su vez optimizar la forma en que nos comunicamos con otros dilucidadando la forma en que piensan, en el caso de la PNL se clasifica a las personas según su forma de estructurar el pensamiento en visuales, auditivos, y kinstésicos, cada uno con unos rasgos muy concretos.

Pienso que todo filósofo, o interesado en la filosofía debería tener un acercamiento a las bases de esta doctrina, y como siempre recomiendo, teniendo el criterio y la reflexión suficiente para coger aquello que le interese y le vaya a ser util, tanto para enternder la forma en que uno mismo está pensando, como para saber como dominar las bases de su propio pensamiento si lo ve de interés, como para aprender a ser mejor comunicador.

Un ejemplo anecdótico fué cuando nos explicó que el cerebro no suele entender lo que es el NO (de forma estructural), es decir, si alguien nos dice que NO imaginemos un caballo blanco pastando en una pradera verde que se acerca a beber de río rodeado de pajaritos y mariposas, es muy dificil que no lo pensemos pese a saber que NO debíamos hacerlo. Si queremos adelgazar y pensamos en que NO tenemos que comer pasteles, estamos visualizando pasteles y puede ser que nos resulte mas tentador que pensar que SI queremos estar mas delgados, visualizándonos mas delgados y teniendo esa imagen en mente que nos facilitará nuestra meta. En todo caso esto es un ejemplo muy anecdótico reitero.

Los (buenos) cursos de PNL suelen ser caros, pero para un acercamiento podemos encontrar material de sobra en internet y profundizar con el libro antes nombrado.