Puede costar entender o definir qué es la filosofía, sin embargo enseguida reconocemos quien es o ha sido filósofo. No hace falta estar muerto, ni haber estudiado la carrera y el doctorado de filosofía, de hecho, un profesor de filosofía no tiene por qué ser un filósofo. A mi entender hay 5 pasos que todo filósofo ha seguido, y que toda persona que quiera ser reconocida como filósofo ha de seguir ¿Te atreves?

1- Saber de Filosofía.
Tener conocimientos sobre el campo a abordar, así como conocer lo que han aportado al mundo nuestros anteriores modelos a seguir es el primer paso. Saber de Filosofía, incluso como paso previo reconocer la propia ignorancia para estar abiertos al conocimiento, nos hará ser buenos entendidos, pero todavía nos queda más trabajo.

2- Crear Filosofía.
El conocimiento y la inspiración harán que creemos nuestras propias ideas y pensamientos. De tanto inspirar conocimiento, en algún momento deberemos expirarlo. Si ya somos unos entendidos en filosofía, y además buenos teóricos de filosofía, tenemos gran parte del camino realizado.

3- Difundir la Filosofía.
Anacleto Aceituno puede saber mucho de filosofía, y puede que tenga grandes ideas que puedan transcender el mundo, pero si no salen de su cabeza no sirven de nada y nadie lo va a llamar filósofo. Además deber ser un buen divulgador, tanto de sus ideas como de las de otros si las cree correctas.

4- Practicar la Filosofía.
Es algo básico para la credibilidad de un filósofo predicar con el ejemplo, a algunos los conocemos por haber construido su vida entorno a su obra, a otros incluso por haber muerto por sus ideales. La praxis de la Filosofía es un requisito básico para un filósofo si no quiere quedarse en un mero conocer, escritor o divulgador.

5- Ser conocido por la Filosofía.
Ligar la filosofía a nuestra imagen hará que seamos reconocidos como filósofos. Si un gran boxeador cumple todos los pasos anteriores, pero su obra como boxeador, eclipsa su obra como filósofo, dará como resultado que lo conozcan como “aquel gran boxeador” que en todo caso “estuvo atraí­do por la filosofía”. Quizá este sea el paso mas borroso, pero por mucho que alguien se sienta filósofo, hace falta que venga alguien y te lo diga, y cuanta mas gente lo diga, serás un filósofo de mayor peso, es decir, un filósofo se hace, y lo hacen, a partes iguales.

Evidentemente esto es un escueto guiño al pensamiento que he tenido hoy ¿qué hace falta para ser filósofo?, hay que tener en cuenta que en la historia de la filosofía nos encontramos varios ejemplos que no tienen por qué coincidir con esta “ruta”, aunque pienso que es una buena referencia.

A mi ver, hoy en día el mundo está sediento de filósofos, de gente que pueda trascender la precaria situación espiritual e intelectual en que la sociedad se mueve, y seguramente no será un filósofo el que cambie la situación, sino varios. Piénselo, piénsese.